22.4.11

yo quiero uno de igual

De piedra me quedé cuando vi a este señor derrochando sus líquidos con esta potencia. Desbordando el asiento, con sus carnes de macho poderoso estaba en medio de la naturaleza. No moví ni un músculo, ni un dedo, ni la respiración, ni… me daba miedo truncar su actividad “intima”.

2 comentaris:

  1. ¡Ay va, qué chorrazo! Pues en la otra orilla se ha picado otro xD

    ResponElimina
  2. tommy , cierto, en la otra orilla otro y si daba un giro de 90º otros dos... jope, pero estaban ya "ocupados" tenian dueña ;)
    más xD's

    ResponElimina