2.4.11

testimonio de nuestro placer

A media mañana he vuelto sobre mis pasos, para poder contemplar la cúpula que protegió durante la noche, nuestro alocado placer. El cielo azul de hoy, no es el mismo cielo estrellado de la pasada noche. Hoy yo sola contemplando, ayer los dos juntos jadeando.

Benditas y hermosas glorietas

8 comentaris:

  1. Hola Mercè,
    Unos sentimientos expresados con sencillas y entendibles palabras...Hermosa glorieta de noche y bendita de día....je,je..
    Besicos.

    ResponElimina
  2. Ah, me olvidaba decirte que mi blog activo es ¡Ay maricarmen!, el otro el azul azulete está de pruebas, pero muchas gracias por asomarte a mis ventanas.
    Más besicos.

    ResponElimina
  3. cabopá... cierto, bendita, bendita, jejeje
    Azul azulete promete ;)
    Besos mil

    ResponElimina
  4. Qué bonito el amor bajo la cúpula de esa glorieta... Casi a un paso del cielo.
    Preciosas las fotos, chiquilla.
    Un beso admirado.

    ResponElimina
  5. gracias Isabel por el elogio a las fotos ;) y ummm maravilloso hacer el amor cerca del cielo estrellado.
    Besos mil

    ResponElimina
  6. Arlette,
    En un orgasmo gastamos 400 calorias, bendito sea!!!

    ResponElimina
  7. Se nota el pasmo de los arboles.
    Mercè, un beso.

    ResponElimina
  8. Jesús, creo que se quedaron "de piedra" al ver tanto fuego interno ;)
    Besos

    ResponElimina