16.11.10

a mediodía


Después de una noche de contorsiones, llegó la calma. A mediodía esta visión nos ha seducido. Hemos hecho clic para robar este hermoso instante de vida entre las hojas de otoño, el cielo azul y el resto del infinito.

3 comentaris:

  1. La felicidad, aunque sea en pequeños tragos, es muy importante.

    Un beso, mi querida Merè.

    ResponElimina
  2. Soy feliz en pequeños sorbos ;)
    Otro beso Jesús

    ResponElimina
  3. Mmmmm! unes fulles de Liquidambar straciflua!!!
    Un dels meus arbres preferits...en zones d'interior :o)

    ResponElimina